martes, 9 de abril de 2013

LA REINA SORDA

Su nombre completo era Alexandra Carolina Marie Charlotte Louise Julia zu Chwleswig-Holstein Sondenburg Glüscksburg, los mismos apellidos, por cierto, que nuestra reina Sofía. Nació e Dinamarca en 1844, y su padre heredaría el trono danés de su primo Federico VII. En 1863 se casa con el príncipe de Gales, y la joven Alix, como se la llama en familia, entra con buen pie tanto en su nueva situación. La reina, que acaba de quedarse viuda y está muy sensible, la acoge con cariño y confía en ella para que le ayude a encauzar a su rebelde hijo. También el pueblo está contento con su nueva princesa de Gales, esa joven alta, rubia, dulce y risueña. El primer hijo de la pareja, Alberto Víctor, nace en 1864, y luego vendrán Jorge, Luisa, Victoria, Maud y Alejandro, que vive solo unas pocas horas. Nunca será Alix tan feliz como cuando se ocupa de sus hijos. Ella personalmente les baña, les da de comer y juega con ellos. Fue quizá con el nacimiento de los niños cuando empezaron los desacuerdos con su suegra, que quería dirigir con mano férrea el hogar de su nuera. Alix termina por engañarla con la fecha de los partos para evitar que esté presente.Después de su tercer parto Alix se ve afectada de fiebres reumáticas y durante el resto de su vida se ve afectada de una leve cojera que se volverá más aguda con el paso de los años. Sin embargo le sigue gustando el patinaje, el baile, montar a caballo y sobre todo, cazar, lo cual le causa mas de un problema con su suegra, porque a ella no le parece pasatiempo adecuado para una dama. En si vida personal fue feliz cuando entendió que de su esposo podía esperar cariño, una cierta ternura y mucho respeto, pero nunca amor ni fidelidad. Las amantes de Bertie se contaban por docenas: Lily Langtry, la condesa de Warwick, Daisy Grenville, Agnes Keyser, y quizá Alice Keppel fuese quien le dejó más huella, aunque hubo muchas más. Cuando el rey agonizaba Alix fue tan generosa que hizo llamar a Alice para que se despidiesen a solas. De su madre había heredado Aliz una otosclerosis que la hizo aislarse cada vez más, pues su sordera fue aumentando paulatinamente. A pesar de todo, a medida que la reina Victoria envejece su nuera se ocupa de muchos asuntos relativos a obras benéficas, que antes habían sido de la reina. La muerte de su hijo mayor, el duque de Clarence, le genera una gran depresión, considerando además que ya había habido un gran escándalo cuando se le llegó a relacionar con los asesinatos de Jack el Destripador. Pero sus propias desgracias no le impiden consolar a su hermana, la zarina, cuando muere su esposo Alejandro. Durante dos semanas Alix duerme, reza y vive con ella, ayudándola en su dolor. Cuando ella misma se convierte en reina a la muerte de su suegra, la mayor parte del protagonismo la adquieren los príncipes de Gales, Jorge y Mary. Alix prefiere quedarse al cuidado de los nietos. A la muerte de su esposo su rango será el de reina madre. La I Guerra Mundial le hizo mucho daño debido a la situación personal de sus parientes en Rusia, su hermana y sobrinos. Cuando asesinan al zar Nicolás y a su familia Alix no puede superarlo. Aunque se había mantenido siempre joven, envejeció de golpe. Antes de su muerte se quedó ciega y sorda del todo, lo cual la alejó de la realidad. Murió en 1925

No hay comentarios:

Publicar un comentario