martes, 12 de marzo de 2013

ESTILO VICTORIANO

El adjetivo victoriano debe su nombre a la reina Victoria de Inglaterra, que tantos años estuvo en el trono y que tanto influyó con su especial manera de ver la vida en todos los aspectos de la sociedad de su época,en Inglaterra pero también por extensión en el resto de Europa. En la decoración, que es el tema que ahora nos ocupa, hablaremos de un estilo romántico, elegante y bastante femenino, aunque atemperado por el gusto por la pesada madera oscura, preferiblemente de caoba, nogal o roble. Las mesas de comedor son enormes, macizas, con grandes patas talladas y torneadas, muchas veces en forma de garras de animales que se posan encima de alfombras con intrincados dibujos vegetales o geométricos. En los drmitorios las camas enormes, macizas, altas y a menudo con baldaquino o dosel son las grandes protagonistas. Y como complemento téxtil se usa profusamente la seda, el terciopelo, el brocado o el damasco. Las cortinas suelen rematarse con flecos y borlas y es normal que las damas, en las tardes ociosas, borden incesamente cojines, almohadones y otros complementos que se añaden a la decoración de la casa. En cuanto a los colores, hay variantes: pueden usarse tonos profundos como el rojo, el marrón, el verde profundo o el dorado; pero también es frecuente una variedad en tonos pastel que se decanta por el malva, el ocre, amarillo o lavanda, que dan un aire un poco más fresco y contribuyen a atemperar la pesadez de las maderas usadas en los muebles. Los espejos suelen ir en marcos muy trabajados, de madera o metal y la iluminación corre a cargo de candelabros y románticas arañas que penden del techo. A veces el gusto por lo téxtil llega a ser agobiante, pues se suelen tapizar las paredes, bien en terciopelos pesados, con rayas o en ocasiones con temas florales. Dado que en ese momento la India forma parte del Imperio, es normal que se añadan a la decoración elementos exóticos; desde cabezas de pobres animales que han sido trofeos de caza o bien biombos y elementos orientales, asiáticos o africanos. En los baños la protagonista central es la gran bañera de patas torneadas apoyada en el suelo, junto con las jofainas, lavamanos, espejos y decoración téxtil. Se daba mucha importancia al gusto por los pequeños objetos hermosos, como cajitas, muñecas de porcelana, joyeros...Y las vajillas y juegos de té o de café solían estar decorados con florecitas y complementarse con servicios de plata delicadamente trabajados. Algunas interesantes imágenes de cocinas de la época victoriana Especial mención merecen las casas de muñeca de la época. Aunque eso ya requiere de un capítulo aparte

4 comentarios:

  1. Me gusta el comedor Victoriano, Mabel. Siempre me han gustado los Imperio también. Los victorianos poseen maderas descubiertas, no pintadas, muy agradables de contemplar. Y me gustan las vajillas Victorianas, en fina porcelana o en plata. Sus trabajos, como explicas son muy bellos.

    Un fuerte abrazo, querida Mabe.

    ResponderEliminar
  2. Las vajillas reconozco que son mi punto débil, Antonio. Me parecen preciosas. Los muebles...depende, algunos son demasiado contundentes para mi gusto. Un abrazo y gracias por tu presencia

    ResponderEliminar
  3. El comedor se ve excelente. Me gusta ese estilo. Imagino la decoración en una nochebuena en familia. Gracias por la explicación. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a ti por leerlo, José. Me alegra que te haya interesado. Abrazos y Feliz Año Nuevo

    ResponderEliminar