sábado, 23 de febrero de 2013

VERANEO FAMILIA REAL ESPAÑOLA

. Caseta de la Familia Real en la Playa de La Concha. Ya en tiempos de Isabel II la familia real solía veranear en la provincia de Guipúzcoa, y de hecho una de sus hijas, la infanta María del Pilar, encontraría allí la muerte, en uno de sus balnearios, víctima del tifús, cuando era una jovencita. Pero será su nuera, la reina María Cristina, quien piense en la ciudad de San Sebastián como alternativa para no tener que estar todo el verano en La Granja con su cuñada, la infanta Isabel, La Chata. Es por ello que decide, con su dinero personal, adquirir unos terrenos pertenecientes al conde de Moriana del Río, en un bello promontorio entre las playas de La Concha y de Ondarreta. Le cuesta a la reina doscientas mil pesetas de la época. Miramar en la actualidad. Se piensa en la Real Casa de Campo, pues no recibe el nombre de palacio, como una residencia que guarde cierta similitud con el "cottage" inglés tan de moda entonces. Y la reina pide el consejo del arquitecto inglés Selden Warnum, que había hecho proyectos para muchas residencias en Biarritz, donde veraneaba el emperador Napoleón III y San Juan de Luz. Sin embargo, con gran enfado del inglés será el arquitecto municipal José de Goica quien trace los planos del edificio, hecho en ladrillo, y que destaca más por la belleza del entorno y por sus jardínes que por la construcción en sí.La ciudad está encantada con la decisión de la reina regente, pues ello provoca que las familias adineradas de Madrid elijan también San Sebastián y alrededores como lugar de veraneo. Todavía hoy se la recuerda con cariño. Estatua en honor de la reina María Cristina. Alfonso XIII y su esposa, la reina Victoria Eugenia, seguirán al principio con la costumbre de los veraneos en Miramar. La reina acude a muchas de las tiendas y comercios de la zona, como la Joyería Munoa de la ciudad, que todavía hoy existe, o en la tienda donde se vendían fajas de la calle Garibay, que luego se transformaría en juguetería. La reina en el embarcadero del club Naútico de San Sebastián. Victoria Eugenia inaugurando el cementerio de los ingleses de San Sebastián. Sin embargo, Victoria Eugenia terminaría cambiando el palacio de La Magdalena, en Santander, por el de Miramar, para no tener que compartir veranos con su suegra.

3 comentarios:

  1. Cuanta historia!!! me apabulle usted señora! uh! jaja placer...de contar con usted

    ResponderEliminar
  2. Pero vamos a ver, yo esperaba oír ese vos que tanto me gusta. Un abrazo enorme querida amiga y mil gracias por esta visita tan grata.

    ResponderEliminar